top of page

GABRIELA JIMÉNEZ BERNAL


 

Periodista cultural, especializada en danza





“Durante mis 25 años de trayectoria como periodista cultural he sido testigo de innumerables propuestas dancísticas nacionales e internacionales. Mis ojos han visto desfilar centenares de bailarines en diversos escenarios, en toda clase de formatos. Sin embargo, pocos han logrado cautivar mis cinco sentidos y brindarme una felicidad inmensa.

Anajnu Veatem, Compañía de Danza Judía en México, es una de esas compañías que ha dejado una huella imborrable en mi vida personal y profesional. En el terreno personal, me ha mostrado que la danza puede ser pura, honesta, sincera y humana, cualidades difíciles de alcanzar en un mundo cada vez más superficial y poco empático. En el terreno profesional, me ha demostrado que no importa si se tiene la mejor técnica del mundo o el espectáculo más majestuoso sino se baila con el corazón.

Todo mundo, sin importar su edad, raza o religión, debería ser testigo del arte dancístico de Anajnu Veatem. Y es que, durante medio siglo le ha apostado a la pureza del cuerpo en movimiento. Ha sido una compañía sin más pretensiones que exaltar el amor que sus integrantes sienten por su cultura, por sus raíces y por sus costumbres plasmadas en sus danzas, las cuales son universales y atemporales.

¿Bailarines amateurs? No lo creo. Tal vez no han llevado la formación académica ortodoxa, pero su entrega, dedicación y pasión los convierte en verdaderos intérpretes porque saben danzar con el corazón. Bailarines hay muchos en el mundo, pero intérpretes muy pocos. Un intérprete baila con su corazón, y las y los jóvenes de esta compañía han sabido ser honestos con ellos mismos e irradiar una felicidad que hoy más que nunca necesita el mundo.

A lo largo de sus 50 años de vida, Anajnu Veatem ha demostrado que la danza va más allá de cualquier etiqueta o estereotipo. Nos ha enseñado que es un arte de humanos para humanos y que su danza nos tendría que unir en un mismo objetivo: ser felices.

Por todo lo anterior puedo decir, sin temor a equivocarme, que por una compañía como Anajnu Veatem ha valido la pena dedicarme al periodismo cultural. Por una compañía como Anajnu Veatem ha valido la pena especializarme en el arte dancístico. Por una compañía como Anajnu Veatem ha valido la pena sentarme en una butaca como una fiel espectadora de la danza. Por una compañía como Anajnu Veatem ha valido la pena vivir.”

Alegórico Noble Artístico Jubiloso Novedoso Universal

Virtuoso Encantador Asombroso Tradicional Explosivo Mágico


Gabriela Jiménez Bernal

 

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page