top of page

SALOMÓN CHERTORIVSKI


 

Diputado Federal



“Ya lo decía la entrañable Celia Cruz: la vida es un carnaval y las penas se van cantando. Yo agregaría bailando o danzando. Y no hay prueba más certera de ello que el Movimiento de Danza Judía en México y su expresión máxima… Anajnu Veatem. A 50 años de su creación, hay que decir y reconocer que la danza judía ha generado en nuestra comunidad la unidad que no ha logrado ninguna otra movilización. Esta unión que ha cargado de energía y educado en la alegría a la juventud judeo mexicana. El movimiento no se entendería sin las y los bailarines y coreógrafos, que desde la catedral del rikud, Anajnu Veatem, lo han lidereado. He vivido muy de cerca la emoción por Anajnu: cuando la que a la postre sería mi esposa, Yona Frymerman, me enamoraba a cada paso, en cada función. Aún recuerdo –y se me pone la piel chinita– el baile mexicano “Un poco de lo nuestro” en Bellas Artes: qué manera de mostrar la conjunción de la identidad, el agradecimiento al México nuestro embalsamado en nuestra cultura judía. Que sean otros 50 años más para la compañía, porque la vida es mejor… bailando!”


Salomón Chertorivski

 

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


bottom of page